19.4 C
Lima
20 de mayo de 2022
Economía

Aumento de inflación en América Latina indica más alzas de tasas

Es probable que los bancos centrales de América Latina extiendan sus campañas de endurecimiento monetario más allá de lo que se esperaba originalmente después de que la inflación superara las previsiones en abril, mientras que los aumentos pronunciados en los costos de los alimentos y los combustibles golpearan a los responsables de la política monetaria.

Los precios al consumidor de Brasil aumentaron un 12.13% con respecto al año anterior según datos publicados el miércoles, el ritmo más rápido en casi dos décadas y también por encima de la estimación mediana del 12.06% de una encuesta de Bloomberg. La inflación general también superó los pronósticos en Perú, Colombia y Chile en el mismo mes, al igual que el índice subyacente clave de México.

Las autoridades monetarias latinoamericanas no están teniendo un respiro de los aumentos de precios vertiginosos que ya en marzo habían superado incluso los pronósticos más pesimistas en muchos países. Los bancos centrales de la región estuvieron entre los primeros del mundo en comenzar a endurecer su política monetaria el año pasado a raíz del estímulo pandémico. Ahora se enfrentan a crecientes advertencias y, en algunos casos, a presión política sobre el daño al crecimiento económico.

“En el futuro, los bancos centrales deberán actuar, y probablemente más de lo que la gente piensa, y probablemente más de lo que ellos mismos suponen”, dijo Gustavo Arruda, jefe de investigación de América Latina en BNP Paribas SA. “Todo el mundo está de acuerdo en que ha habido muchas conmociones a nivel mundial”.

La próxima ronda de alzas comenzará el jueves, cuando se prevé que los bancos centrales de México y Perú elevarán sus tasas de referencia en medio punto porcentual, según estimaciones de las encuestas de Bloomberg. Luego, se espera que Chile, Brasil y Colombia sigan con un endurecimiento monetario adicional en junio.

Máximos de varias décadas

América Latina, así como Estados Unidos, están experimentando niveles de inflación que no se habían visto en una generación.

En Chile, un país acostumbrado a una inflación relativamente moderada cerca del objetivo del 3%, los precios al consumidor subieron a un 10.5% el mes pasado, el máximo en casi 28 años. Colombia está luchando con su inflación más rápida desde julio del 2000 y registró en abril un aumento del 26% en los costos de los alimentos con respecto al año anterior. Los precios subyacentes de México, que son observados atentamente, subieron más de lo esperado el mes pasado a un máximo del 2001, incluso cuando la inflación general estuvo por debajo de las expectativas.

Los precios al consumidor de EE.UU. también aumentaron más de lo previsto en abril, lo que indica que la inflación persistirá en niveles elevados por más tiempo y mantendrá a la Reserva Federal en el camino de aumentos agresivos de las tasas de interés.

Sin embargo, en América Latina, algunas autoridades monetarias están tratando de dar fin a las campañas de endurecimiento que comenzaron antes que las de la Fed. La semana pasada, el banco central de Brasil señaló que es probable que realice un aumento adicional, aunque menor, antes de finalizar el ciclo de alzas de tasas.

En las minutas de la decisión de tasas, los banqueros centrales escribieron que los efectos de los mayores costos de endeudamiento sobre la inflación “todavía están por verse”. Han subido la tasa de referencia Selic en 10.75 puntos porcentuales en poco más de un año, uno de los ciclos de ajuste más agresivos del mundo tras la pandemia.

Aun así, la inflación sigue estancada en dos dígitos, lo que también representa un desafío para los esfuerzos del presidente, Jair Bolsonaro, para lograr la reelección en octubre. El aumento de precios de abril fue el mayor para ese mes desde 1996, según la agencia nacional de estadísticas.

En toda la región, la inflación aumentó inicialmente el año pasado debido a la reapertura de las economías y los cuellos de botella en la cadena de suministro mundial. Fue impulsada aún más por el aumento de los costos de los productos básicos después de la invasión a Ucrania por parte de Rusia.

“Mi escenario base es que las tasas de interés seguirán subiendo durante las próximas reuniones”, dijo Andrés Abadía, economista jefe para América Latina de Pantheon Macroeconomics Ltd. “Dicho esto, los riesgos están masivamente al alza, y no puedo descartar un endurecimiento adicional si las condiciones no se estabilizan pronto”.

Fuente: GESTIÓN.

Related posts

Aumento del sueldo mínimo generará mayor informalidad laboral, afirma experto

admin-roveri-mye

Exportaciones industriales sumaron US$ 1,481 millones en primer bimestre, reporta la SNI

admin-roveri-mye

BCP: tasa de referencia se elevaría en más de 6% este año de aprobarse salida de fondos de AFP

admin-roveri-mye

Leave a Comment