martes , septiembre 22 2020
Inicio / Minería / BHP pierde la oportunidad de ser aún más ecológica

BHP pierde la oportunidad de ser aún más ecológica

Las mineras se han quedado atrás en la revolución climática. Ahora BHP Group ha establecido claros objetivos a corto plazo para las emisiones de gases de efecto invernadero, y vinculará una mayor parte de las bonificaciones de sus líderes a ese cometido. Es un esfuerzo bienvenido que alinea promesas que acaparan titulares con la acción ejecutiva. No es suficiente para garantizar el resultado correcto a largo plazo.

El esperado anuncio del jueves sobre el clima no dejó satisfecho a quienes buscaban la audaz agenda establecida en febrero por el director ejecutivo de BP Plc, Bernard Looney, o el posterior plan de las principales mineras para reducir la producción de petróleo y gas en 40% durante la próxima década. En comparación, los planes establecidos por el “Gran Australiano” carecen de entusiasmo ecológico. Es cierto que había mucho que podría satisfacer, en parte debido al bajo nivel establecido por el resto de la industria. BHP, uno de los mayores emisores de carbono del mundo, reducirá las emisiones de sus propias operaciones en al menos 30% para 2030 respecto de los niveles de este año. Es una reducción mucho más pronunciada que el recorte de 15% frente a los niveles del 2018 de Rio Tinto Group, que también va rumbo a cero emisiones operativas para el 2050.

Pero BHP no llegó a abordar adecuadamente el gran problema en el ámbito climático: las emisiones producidas indirectamente cuando sus clientes queman o procesan su petróleo, mineral de hierro o carbón. Ese es un problema. Esas emisiones indirectas, o de Alcance 3, representan hasta 97% del total de BHP y son mayores que las de Australia. Para la industria minera en general, tales emisiones representan, a lo sumo, más bien un cuarto de la contribución total a los gases de efecto invernadero mundiales. El plan de BHP no establece una reducción general aquí, apoyándose en gran medida en las ambiciones de intensidad de carbono que, si bien son positivas, no garantizan la reducción absoluta que el planeta necesita.

Es cierto que estas emisiones indirectas son más difíciles de manejar. En comparación con lograr que un cliente renueve su fábrica de acero, es claramente más fácil prometer paneles solares en su mina. Incluso podría ser más barato que el diésel. Entonces, si bien BHP tiene razón al elegir las áreas donde puede ser un catalizador para el cambio, trabajando con la industria naviera y las siderúrgicas, eludir los objetivos es una solución incómoda. También está detrás del espíritu de la época: en la reunión de accionistas de Rio realizada en mayo en Australia, más de un tercio respaldó una propuesta que exigía objetivos incluso para las emisiones de Alcance 3. Intentar no es suficiente cuando los resultados son importantes.

Un claro punto positivo es el seguimiento a la reorganización de remuneraciones del año pasado, donde se supeditó el salario del jefe a las promesas ecológicas. Demasiado pocas empresas de recursos dan este paso obvio y aún menos lo hacen de manera significativa, apegándose en cambio a las métricas tradicionales. Un informe de Carbon Tracker encontró que más de 90% de las principales compañías petróleo en el 2017 pagaron a los ejecutivos en función del crecimiento del volumen, la adición de reservas y recursos, o ambos. El panorama mejora un poco cuando se considera un rango más amplio de sectores. Una investigación dirigida por Xavier Baeten, de Vlerick Business School, calculó que en un universo de más de 700 empresas europeas, casi 70% ahora incluye medidas de responsabilidad social corporativa en compensación. Sin embargo, eso significa principalmente a nivel de los empleados, como la participación del personal, y solo se traduce en objetivos climáticos y ambientales para una pequeña minoría, menos de 20% incluso para las empresas en el sector de materiales de base.

Para el director ejecutivo, Mike Henry, y su equipo de liderazgo en BHP, por el contrario, el 10% del plan en efectivo y la porción de bonificación o plan diferido dependerá del cumplimiento de sus objetivos climáticos. Eso se suma a otros positivos cambios el año pasado, que incluyen el cambio de la métrica financiera principal, que aún representa la mitad del total, para devolver el capital y obligar al alto ejecutivo a mantener las acciones durante más tiempo, al menos dos años después de la jubilación.

Hay muchas razones para hacer que la remuneración sea un poco más viridescente. Por un lado, está sincronizada con un entorno postcovid donde hay poca tolerancia a un salario excesivo. Más importante aún, muestra una consistencia entre el propósito y la acción que los accionistas valoran, como lo descubrió Rio Tinto después de destruir un refugio de 46,000 años sagrado para los aborígenesy desatar la ira de los inversionistas que podría derrocar al director ejecutivo.

También sabemos por investigaciones académicas que incluir objetivos de sostenibilidad funciona, en términos de todo, desde reducir realmente las emisiones hasta fomentar el pensamiento a largo plazo y la participación en la innovación ecológica.

El problema es que no es fácil hacerlo bien. Los objetivos climáticos están cambiando. BHP ha proporcionado un modelo para el sector con un objetivo cuantificable, consistente con su mensaje y transparente. E incluso si el mencionado 10% del plan de incentivos a corto plazo no es demasiado impresionante, mantener las medidas durante más tiempo ayudará.Lo que la reorganización no ha hecho en BHP, sin embargo, es fomentar la ambición. Eso es más difícil de incorporar al salario. Un poco más no estaría mal.

Fuente: GESTIÓN.

 

 

Acerca de roveri-myenergia

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Minem aprobó disposiciones para la concesión de beneficio mientras dure la emergencia sanitaria

El Ministerio de Energía y Minas (Minem) estableció disposiciones de carácter excepcional para el procedimiento …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *