18.3 C
Lima
4 de diciembre de 2022
Actualidad

Comparten razones para preferir el almacenamiento securizado en la Nube respecto al uso de cintas

Sin lugar a dudas, los datos digitales representan el activo más valioso que posee una organización en el mundo moderno. Todos los días, creamos, editamos, compartimos y almacenamos información. Esta no es sólo información recopilada de clientes, socios y proveedores, sino también datos generados en relación con los productos y servicios que ofrecen las compañías. Con más datos generados en procesos administrativos y comerciales cada día, el volumen de datos está creciendo a un ritmo realmente vertiginoso.

Y esta tendencia continuará en el tiempo porque las empresas de diferentes tamaños confían en la inteligencia de datos para la toma de decisiones. Así lo sostiene Jorge Román Deacon, gerente Comercial de Soluciones Virtuales Perú, firma especializada en soluciones y servicios Cloud, quien agrega que “El problema es que no todos los datos comerciales se utilizan todos los días. Parte de la información se usa una vez, luego se almacena y nunca se accede nuevamente. Gran parte de la información que una empresa ha estado almacenando durante años se conserva con fines de auditoría y regulación. Estos datos deben ser archivados. Las organizaciones pueden elegir entre soluciones en la nube y archivado local/interno”.

El experto comenta, además, que el 83% de las organizaciones en el mundo no segmenta su información por nivel de criticidad y, en consecuencia, los gastos operativos y de inversión inicial, al utilizar soluciones de respaldos, resultan contraproducentes para aquellas.

“Las empresas generan y acumulan muchos datos. Pero no toda la data se usa con la misma frecuencia. En la tecnología de almacenamiento y tratamiento de información, los datos se clasifican en tres clases a saber: Calientes, es decir, información a la que se accede con frecuencia y, generalmente, se necesita para la continuidad del negocio y para la toma de decisiones comerciales rápidas; Cálidos, información a la que se accede con menos frecuencia; y Fríos, información a la que nunca se accede o se accede de vez en cuando. Por ejemplo, las facturas de los clientes son datos que pueden estar calientes un minuto, cálidos en unos pocos meses y fríos al año siguiente”.

Debido a que no es necesario acceder regularmente a los datos en frío, se pueden almacenar en línea de manera centralizada (Cloud) y desde cualquier parte del mundo, en cambio con las cintas o medios magnéticos se requiere cumplir ciertos requisitos relacionados con el Hardware (una unidad de cinta o una biblioteca de cintas); Medios (cartuchos de cinta); Software (una aplicación de respaldo o archivo); y Lugar (acondicionado y equipado para archivado seguro).

Inconvenientes de las cintas

Las cintas almacenan información secuencialmente, por lo que la recuperación de datos y los tiempos de respuesta son relativamente lentos. Si el archivo necesario está al final de un cartucho de cinta, la unidad debe pasar por toda la cinta para recuperarlo. Si bien las innovaciones en cinta han aumentado continuamente las velocidades, la capacidad y las compatibilidades, todavía subsisten incompatibilidades entre los proveedores y lectores de cintas, y la intervención humana que puede inducir al error.

Algunos de los problemas a los cuales se enfrentan las empresas que utilizan métodos tradicionales de backup son la exposición al calor, humedad, polvo, manipulación, desmagnetización, incompatibilidad entre los fabricantes, garantía en la cadena de custodia, comprobación automática del estado de los ficheros y capacidad de restauración, insuficiencias en tecnologías de vanguardia, redundancia de datos almacenados, cifrado completo, elevados costos de inversión inicial, limitación al segmentar el tipo de información, falta de flexibilidad y escalabilidad.

Ventajas del almacenamiento Cloud

El modelo de almacenamiento en la nube se basa en la conectividad de red. Es decir, los datos se mantienen, gestionan y archivan de forma remota a través de Internet. Adicionalmente, los datos se protegen tanto en reposo como en tránsito, utilizando encriptación de grado empresarial e inquebrantable al día de hoy y autenticación segura.

A la vez, el almacenamiento en la nube no requiere de la compra de ningún hardware, dado que basta con instalar un software. Los datos almacenados en la nube están aislados de sus instalaciones, lo que significa que los archivos no se perderán si ocurre un desastre en su ubicación.

“Con el almacenamiento en la nube, los tiempos de recuperación están limitados por el ancho de banda de la red (hasta 10 Gbps del lado del cloud). Las restricciones de ancho de banda probablemente no causarán ningún problema para las operaciones de recuperación a pequeña o mediana escala, pero pueden ser muy extensas para las recuperaciones a gran escala”, explica Jorge Román Deacon.

El experto añade que los medios físicos deben ser considerados un complemento o extensión de una herramienta más avanzada y automatizada como el Backup Online Securizado, pues la nube proporciona características adicionales de seguridad y cumplimiento. A la vez recomienda que toda empresa debería pensar en una estrategia de copias basadas en la regla 3-2-1 (3 copias de seguridad, en 2 medios diferentes y una fuera del sitio).

“A nivel mundial, los ataques por ransomware (secuestro de datos) se presentan cada 40 segundos en una empresa. Si una organización está obligada a cumplir Tiempos de Recuperación (RTO) muy cortos y a gran escala debería ampliar su estrategia a una recuperación de conmutación por error, lo cual le va a permitir operar de manera casi instantánea en caso se presente un siniestro”, concluye.

 

Related posts

Conozca los retos para masificar el gas natural vehicular en el Perú

admin-roveri-mye

Gobierno evaluaría bonos para pescadores perjudicados por derrame

admin-roveri-mye

Repsol confirma colaboración a más de 2,400 pescadores y comerciantes afectados por derrame

admin-roveri-mye

Leave a Comment