16.1 C
Lima
28 de junio de 2022
Actualidad

Conversiones vehiculares a GNV crecen pero no al ritmo proyectado por el Minem

Perú, el país con el segundo precio más caro de gasolina en la región (Gestión 17.06.2022), registra una demanda por conversiones de vehículos a Gas Natural Vehicular (GNV) no vista desde el 2010. “Ante la subida del precio de los demás combustibles, mucha gente ha volteado con mucho interés a la posibilidad de convertir su auto a GNV”, afirma Renato Lazo, especialista en gas y combustibles y exgerente de la Cámara Peruana de Gas Natural Vehicular.

Solo entre enero y mayo de este año se han realizado en promedio 4,279 conversiones al mes en el país, en su mayoría se trataron de autos livianos. Esta cifra es casi tres veces más alta respecto al 2021. Durante el año pasado se pasó de 301,772 vehículos convertidos en enero a 320,879 unidades al cierre; con un promedio de conversión mensual de solo 1,592 unidades, de acuerdo a información de Infogas.

En lo que respecta al presente año, en el mes de marzo se registró la cifra más alta de conversiones a GNV, con 6,312 intervenciones; mientras que mayo cerró con 5,914 unidades de las cuales 4,300 se realizaron a través del financiamiento del Sistema de Control de Carga de Gas Natural (SCCGNV). Es decir, el beneficiario pagará un porcentaje del costo de la conversión en cada consumo de gas que realice en las estaciones de servicio.

Pese a la alta demanda, se están realizando menos de la mitad de conversiones de lo que el Ministerio de Energía y Minas (Minem) tenía proyectado para este año, advierte a Gestión.pe Erick García, experto en hidrocarburos y energía, y ex jefe de la Dirección General de Hidrocarburos (DGH) del Minem.

“El esquema que se tenía era de 10,000 conversiones mensuales aproximadamente y lograr la meta de 100,000 vehículos más convertidos a GNV en un año porque ya se proyectaba que el precio del petróleo seguiría subiendo. Por eso se publicó el DU 109-2021, que destina S/ 200 millones para impulsar las conversiones de vehículos de GLP a GNV. Era un bono de S/ 2,000 al conductor y la diferencia de lo que costara la conversión, se financiaba con el bono FISE. Se conversó con los talleres y ellos dijeron que tenían capacidad de cubrir la demanda, que podían hacer la inversión de traer los cilindros y demás equipos pero necesitaban que el Estado impulsara y promocionara la medida. Ya estamos junio y no se ha ejecutado nada”, detalla García.
El impacto que no se consideró

Perú necesita de 250,000 barriles de petróleo al día para cubrir la demanda de la industria y el transporte, pero gran parte lo importa ante la caída de la producción nacional en 20,000 barriles diarios. Dependientes del precio internacional y del alto costo del transporte marítimo, la inestable cotización internacional del combustible fósil afecta a hogares y transportistas. Estos últimos han anunciado un paro para el próximo 4 de julio en contra del alza de los combustibles.

Según el sustento de García, convertir 100,000 vehículos a GNV habría permitido reducir entre 12% y 15% la importación de GLP al país. “En el corto plazo podríamos haber dejado de importarlo, ese era el objetivo”, anotó.

Cabe indicar que el precio ponderado del GNV es de S/ 1.63 por metro cúbico, frente a los S/ 23 el galón de gasolina de 95. A la larga – además-, según los talleres que realizan la conversión, el conductor obtiene un ahorro de 60% en gasto de energía.

Lazo, por su parte, recordó que el DU 109-2021 fue parte del paquete de normas de la delegación de facultades solicitada al Congreso de la República por el “plan de gobierno” del presidente Pedro Castillo. “En ese decreto, adicionalmente, se crea un fondo de S/ 30 millones para la conversión de vehículos al GLP en los departamentos del país donde no existe aun disponibilidad de GNV y que tampoco ha sido ejecutado“.

¿Por qué la demora?

Sobre el presupuesto de S/ 200 millones para conversiones a GNV, García indica que las demoras se han dado por los cambios no idóneos de funcionarios del Minem a inicios del gobierno de Castillo, los que no habrían avanzado en la norma por temas ideológicos; aunque -dijo- los recientes cambios podrían traer una oportunidad de avanzar.

Así, por lo pronto, los conductores que busquen convertir su vehículo a GNV tienen disponible solo el financiamiento a través del fondo FISE, aunque éste tampoco ha tenido mucho dinamismo en los últimos meses.

“El número de vehículos convertidos mensualmente con este fondo no es el que esperaba. Parece que la mayoría está utilizando recursos propios o incluso de otras fuentes de financiamiento. Pienso que ello puede deberse a la falta de información y promoción”, anotó Lazo.

En tanto, el poco avance en las conversiones a GNL en el transporte se debería a que Osinergmin no termina de dar las normas que se requieren respecto a cómo deben funcionar las estaciones de carga. Adicional a ello, habría solicitado a los cuatro establecimientos de GNL -construidos pero que no operan- presentar nuevamente todos sus documentos.

García también anotó que las indecisiones dentro del Minem están pasando la factura a la masificación del gas natural.

“El Consejo Supervisor, por el cual pasan las decisiones normativas, está conformado por el Minem, los ministerios de Transportes y Comunicaciones (MTC) y de la Producción (Produce), y era presidido por el director general de Hidrocarburos, pero ante tanta rotación y poco avance, se decidió que el Consejo sea dirigido por dos personas expertas del sector con un cargo de cuatro años. Eso ya estaba aprobado pero los nuevos funcionarios del Minem no han querido implementarlo y así, no se logra avances”, finalizó.

Fuente: GESTIÓN.

 

Related posts

Desde la guerra en Ucrania, el petróleo ruso no encuentra comprador

admin-roveri-mye

Las Bambas: crean grupo de trabajo que atenderá demandas de Sayhua, Tahuay, Ccapacmarca y Huascabamba

admin-roveri-mye

Hermes crecerá en servicio de logística de valores para negocios de menor cuantía

admin-roveri-mye

Leave a Comment