Inicio / Minería / Covid-19 será uno de los riesgos para las empresas en 2021

Covid-19 será uno de los riesgos para las empresas en 2021

La pandemia de COVID-19, las emergentes amenazas digitales, el cambio climático y la relación entre EE.UU. y China se encuentran entre los cinco principales riesgos para las empresas en 2021, de acuerdo con un estudio publicado esta semana por Control Risks, consultoría global especializada en riesgos.

Además de todo esto, el peligro de perder, en un año, el repunte que tuvieron en distintas variables, es el principal riesgo para las empresas en el año que inicia.

“No hay duda de que las empresas seguirán enfrentándose a una gran incertidumbre debido a la pandemia por COVID-19, pero creemos que existen oportunidades reales y emocionantes para muchas empresas durante 2021”, comentó Nick Allan, Director Ejecutivo de Control Risks.

Las irregularidades en el lanzamiento de vacunas, la tensión entre países y al interior de los mismos, la falta de líderes mundiales con una mentalidad internacional, y una fragmentada superación de la pandemia, van a desafiar a las empresas.

“La relación entre las empresas y el gobierno, y entre las empresas y la sociedad, ha cambiado y las estrategias comerciales serán fundamentales para este año”, agregó Allan.

Sin embargo, se proyecta que aquellas empresas que puedan monitorear con precisión sus desarrollos, evaluar las tendencias y ser flexibles para adaptar sus operaciones, se beneficien por un aumento en la demanda.

Los cinco principales riesgos que forman parte del Informe Anual RiskMap de Control Risks son un pronóstico de los riesgos globales que orientan a líderes empresariales y representantes políticos de todo el mundo.

2021 será un año con una recuperación desigual, pues la llegada de las vacunas evidenciará la diferencia entre un mundo de ricos y pobres, que siempre dejará al final los focos de COVID de acuerdo con un orden de jerarquías. La competencia será muy fuerte entre las naciones y al interior de ellas. Caerán los presupuestos estatales de acuerdo con el peso de las nuevas deudas, poniendo a algunos países contra la pared y forzando a otros a una austeridad prolongada. Las relaciones entre el estado y las empresas, y de las empresas con la sociedad, serán fundamentales para las compañías. Si en el 2021 no se logra poner fin a la pandemia, será el año que determinará lo que quede cuando lo peor pase.

Si bien, durante este año se debe ver una estabilidad superficial en la relación entre Estados Unidos y China, el choque entre ambos países continuará como uno de los problemas actuales. Ambos países estarán reservadamente dispuestos a restablecer sus lazos y a centrarse en los problemas internos, pero se puede esperar que se reanude la cooperación en cuestiones de cambio climático. China está atravesando un “momento crítico” y sus desafíos internos superan a los que tiene con el exterior. Si la administración de Biden se enfoca en temas de derechos humanos y concentra sus esfuerzos en una presión multilateral sobre China, chocará con los intereses principales de Beijing. De esta forma, podrían continuar las represalias y reanudarse el ciclo de escalada.

Se acerca un punto de inflexión para la relación entre las empresas y el cambio climático en 2021. Ninguna organización podrá permitirse evitar tomar una postura. A medida que empeoran los severos y crónicos efectos del cambio climático, docenas de naciones y la Unión Europea hicieron compromisos de cero emisiones. Es probable que todos los miembros del G7 se comprometan con un calendario para neutralizar el carbono.

La entrante administración de Biden se ha comprometido a regresar al Acuerdo de París desde el primer día de su mandato. Los primeros gobiernos en actuar vincularán la inversión internacional y la política comercial con la acción sobre el cambio climático. Los países rezagados deberán considerar un futuro en el que la intransigencia deteriorará su competitividad y reducirá sus mercados de exportación. En los países en los que el gobierno se ha retrasado, serán las empresas, los inversionistas y los activistas quienes marcarán el ritmo.

Continuará la rápida adopción de nuevas tecnologías en 2021 brindando una conectividad cada vez mayor, con la cual, la exposición y la adquisición apresurada aumentará los riesgos. Durante el 2021 se incrementarán las regulaciones, incluyendo sanciones y prohibiciones para la adquisición de tecnología extranjera. Rápidamente surgirán bloqueos ideológicos y materiales.

Los desafíos para las empresas se convertirán en oportunidades para los especialistas en amenazas cibernéticas. Ellos aprovecharán el aumento de la conectividad y la rápida adopción de soluciones. Para el 2021 las empresas de todo el mundo tendrán que equilibrar el impulso que les da la innovación tecnológica con los desafíos de seguridad, integridad y resiliencia.

El próximo año verá un fuerte crecimiento del PIB en diversos mercados, la llegada de vacunas y un mundo hambriento por regresar a sus actividades nuevamente. El progreso será incierto pero se acerca una recuperación. Durante el 2020 muchas empresas trataron de sobrevivir, pero el 2021 será el momento de centrarse en las oportunidades. Debido a los cambios que provocó el COVID-19, muchas empresas se flexibilizaron y no quebraron.

A través de la innovación, la rápida adopción y entendimiento de nuevas tecnologías, hay empresas que se fortalecieron y los competidores más débiles cayeron. Aquellas empresas que convirtieron las ganancias de 2020 en eficiencia y productividad continuarán evaluando con precisión las tendencias y demuestran flexibilidad para adaptar sus operaciones, con lo que se beneficiarán del próximo aumento de la demanda.

 

Acerca de roveri-myenergia

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Minem buscará que la ejecución de proyectos mineros no se postergue

El ministro de Energía y Minas, Jaime Gálvez Delgado, manifestó que su gestión realizará un …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *