15.5 C
Lima
1 de julio de 2022
Minería

Directorios de mineras extranjeras no han aprobado nuevos proyectos en Perú

Los conflictos sociales, los riesgos regulatorios y la baja confianza empresarial en el Perú están restringiendo las inversiones en el sector minero del país y frenando su crecimiento, señaló Fitch Ratings. Esto se da a pesar del aumento de los precios de metales clave, impulsado por la demanda pospandemia y las interrupciones en el suministro, recalcó.

“Aunque los precios de los metales se encuentran en máximos de diez años, los directorios de operadores internacionales no han aprobado recientemente nuevos proyectos mineros en el Perú, lo que podría afectar el reemplazo de reservas y el crecimiento del sector a largo plazo”, dijo la agencia de calificación crediticia. “Es posible que revisemos los puntajes de relevancia ASG (Ambiental, Social & Gobernanza) de las mineras calificadas por Fitch si los disturbios sociales presionan sus estrategias a largo plazo”.

La frecuencia y la gravedad de los disturbios sociales han aumentado en el Perú, incluidos los bloqueos a las operaciones mineras debido a la importancia del sector para las exportaciones del país (18% del PBI en el 2021) y los ingresos en moneda extranjera (más del 50%).

Los bloqueos se han extendido a las minas en producción, mientras que anteriormente los proyectos totalmente nuevos eran principalmente el blanco de las manifestaciones. Como resultado, la producción de cobre del país cayó un 18% en febrero desde diciembre del 2021.

Las acciones de la administración del presidente Pedro Castillo no calmaron las protestas y Fitch cree que pueden haber alimentado más disturbios sociales.

“La administración de Castillo aceptó las demandas inmediatas de los manifestantes, prometió negociaciones, reorganizó a funcionarios clave y mantuvo a las fuerzas policiales alejadas de los manifestantes. Sin embargo, esto fue seguido por solicitudes de pagos adicionales de las ganancias adicionales de las minas como resultado de los altos precios de las materias primas”, explicó.

Además, la crisis Rusia-Ucrania aumentó los precios de las importaciones de petróleo y trigo en Perú, lo que provocó protestas contra la inflación, que subió a 6.8% interanual en marzo. La participación de los alimentos, la energía y el transporte en el índice de precios al consumidor es del 38.4% en Perú (frente al 20.2% en Estados Unidos).

Los riesgos de cambios regulatorios en el sector, incluidos los relacionados con los impuestos y la constitución, han resurgido recientemente. La propuesta de impuesto a la minería del Gobierno peruano, descrita en el comentario reciente del FMI, está en línea con el supuesto de caso base de Fitch de que los cambios al código de impuestos a la minería no afectarán materialmente la competitividad del sector porque se ha establecido un régimen de impuestos a la minería internacionalmente competitivo y basado en las ganancias, vigente en Perú desde el 2011, apoyando la recuperación de los ingresos fiscales del país en el 2021.

Sin embargo, la creciente oposición a este régimen debido al aumento de las presiones del gasto social aumenta los riesgos de nuevos cambios significativos en la tributación minera, como lo destacan las intenciones anunciadas recientemente por el ministro de Economía del Perú.

La constitución del Perú impide los controles de precios, pero las protestas contra la inflación, así como el apoyo de Vladimir Cerron del partido Perú Libre, que apoyó la candidatura del presidente Castillo y ocupa 33 de los 130 escaños parlamentarios, pueden generar un impulso para los cambios constitucionales.

Los funcionarios de Perú Libre esperan probar el apoyo popular para esto en las elecciones regionales del 2 de octubre. Una ley promulgada en enero exige que tales propuestas sean discutidas en el Congreso antes de ser sometidas a referéndum. Al igual que en Chile, las discusiones sobre los cambios constitucionales pueden indicar esfuerzos para modificar la base del código tributario minero de Perú y pueden afectar las condiciones para las inversiones mineras al reevaluar los derechos de agua y minerales o crear un camino más difícil para obtener permisos.

Estos eventos llevaron a la erosión de la confianza empresarial en el primer trimestre del 2022, con una lectura del índice de la encuesta del banco bentral de 39 en marzo, la más baja en los últimos seis meses. Las lecturas por debajo de 50 indican niveles de inversión más bajos anticipados en los próximos dos o tres trimestres.

Las mineras peruanas calificadas por Fitch, incluidas Southern Copper, Nexa, Minsur, Volcan y Buenaventura, están bajo presión para aumentar la producción, mantener las estructuras de costos o extender la vida útil de las minas. “En caso de que los disturbios sociales afecten sus planes de desarrollo a largo plazo, podemos aumentar nuestro puntaje de relevancia ASG para los factores que cubren las relaciones comunitarias, el acceso social y la asequibilidad o la exposición a los impactos sociales a niveles que pueden afectar las calificaciones junto con otras consideraciones”, concluyó Fitch.

Fuente: GESTIÓN.

Related posts

Avanza perforación en Los Chapitos

admin-roveri-mye

Minem: más de 230.000 empleos mineros se generaron en el primer trimestre del 2022

admin-roveri-mye

Chile planea tener lista una empresa estatal de litio para fin de año

admin-roveri-mye

Leave a Comment