19.1 C
Lima
27 de junio de 2022
Economía

Perú logra importantes avances en inclusión financiera

La inclusión financiera es una de las principales herramientas para convertirnos en un país moderno y formal. La pandemia agilizó muchos procesos al respecto, lo que al final se tradujo en más peruanos bancarizados y familiarizándose con el desarrollo de la digitalización.

La superintendente adjunto de Conducta de Mercado e Inclusión Financiera de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), Mariela Zaldívar, sostiene que la inclusión financiera se puede medir mediante diferentes indicadores, y uno de ellos son los niveles de depósito respecto del producto bruto interno (PBI).

“En este punto, el Perú avanza de manera importante. De hecho, se encuentra por encima de Colombia, Argentina y México, y cada vez muestra una continua mejora en estos indicadores”, comenta la funcionara.

Al comparar la situación del Perú respecto a la tenencia de cuentas, uno de los principales indicadores de bancarización, nuestro país no solo se encuentra rezagado en comparación con el mundo, sino también con América Latina. “Sin embargo, es uno de los países que han mostrado un gran crecimiento en este aspecto, considerando el indicador Findex, solo ligeramente por debajo de Chile y Bolivia que han aplicado estrategias específicas.”

Variación

La funcionaria detalla que este indicador ha crecido de manera más rápida, incluso durante la pandemia. “Del 2015 a setiembre del 2021, este indicador muestra un incremento de 20 puntos porcentuales en lo que se refiere a tenencia de cuentas en personas adultas”.

Para Zaldívar, este desarrollo responde a una articulación de esfuerzos. “Iniciamos este proceso en el 2015, con una estrategia que fue renovada en el 2019 con un enfoque más comprensivo, con un mejor sistema de monitoreo y evaluación”, refiere.

¿El resultado?, pues el 53% de adultos ya posee una cuenta de ahorros, sin considerar el último esfuerzo desplegado por el Gobierno para impulsar las cuentas DNI. “En este último caso, se estima que de octubre a diciembre del año pasado se gestionaron más de dos millones de cuentas DNI”.

Otro tema que destaca la superintendente adjunto de Conducta de Mercado e Inclusión Financiera de la SBS es que este incremento también se ha reflejado en la tenencia de cuentas en los jóvenes. “Ellos han venido respondiendo a esta mayor digitalización, a estos servicios personalizados, más rápidos e inmediatos, de acceso permanente. El incremento más importante se dio en jóvenes menores de 30 años. Ojo, no estamos hablando de billeteras digitales; son básicamente cuentas en el sistema financiero”, detalla Zaldívar.

Corresponsales 

Gran parte del esfuerzo realizado y en donde el Perú ha dado importantes saltos es en el despliegue de cajeros corresponsales, cajeros de bajo costo que le han permitido al sistema financiero llegar al 88% de los distritos de todo el país, los que actualmente concentran el 99% de la población.

“Hoy, por acceso, estamos llegando mejor a la población y para ello también se cuenta con una estrategia articulada para llevar conectividad e infraestructura. Este despliegue de cajeros corresponsales nos ha permitido llegar no solamente a las grandes ciudades, sino también a las regiones con altos niveles de pobreza, como Cajamarca, Ayacucho, Puno, Loreto y Huancavelica, entre otras, en donde se ha registrado un incremento en cajeros corresponsales superior al 25%”, precisa la funcionaria.

El caso de Loreto es posiblemente el más resaltante, pues en esta región prácticamente se ha duplicado el número de cajeros corresponsales, lo que permite que sus habitantes puedan tener acceso al sistema financiero formal.

Educación financiera 

Para la representante de la SBS, uno de los componentes principales de la calidad financiera son los niveles de educación. En este punto, de acuerdo con una encuesta de capacidad financiera basada en el formato establecido por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), se observa que si bien el Perú está rezagado, tiene 12.5 puntos sobre 21, es decir, se encuentra en la media de la región y, en realidad, también registra mejoras si se observa por componentes.

“En el caso del componente comportamiento en la educación financiera, el cual se refiere básicamente a la evaluación que hace la gente al comparar precios y productos antes de adquirirlos, hacer presupuesto, se observaron significativos avances. Sin embargo, se retrocedió ligeramente en el factor denominado actitudes, explicado quizá porque se privilegia el corto plazo frente a los perídos más largos”, precisa Zaldívar.

Recordó que el Perú tiene en su currículo escolar nacional un componente de educación financiera desde el 2009 en educación secundaria y, gracias a un gran esfuerzo, se logró que se incluya la educación financiera desde educación primaria a partir del 2017.

“Este es un logro en el que trabajaron coordinadamente los sectores público y privado, la Asociación de Bancos (Asbanc), la Asociación Peruana de Empresas de Seguros (Apeseg), la SBS, el Ministerio de Educación (Minedu). El resultado es el mejoramiento del conocimiento”, comenta.

Para seguir con las mejoras, se debe trabajar en la optimización de las capacidades financieras, implementación de canales que sean innovadores. “La idea es que puedan llevar servicios de manera conveniente y asequibles a todos los segmentos de la población, con información que permita que las decisiones sean tomadas de manera informada”.

“Queremos que las personas se sientan protegidas con eficiencia, personalizando los servicios financieros hacia las verdaderas necesidades de la población, con infraestructura, mejorando el servicio y, fundamentalmente, con una visión de futuro y desarrollo”, manifiesta.

Fuente: ANDINA.

Related posts

Lima, la ciudad menos atractiva para hacer negocios

admin-roveri-mye

Plantean a transportistas de carga pesada ante paro un bono energético

admin-roveri-mye

Empresas se mantendrían pesimistas sobre la economía en el 2022 y 2023 por desgobierno

admin-roveri-mye

Leave a Comment