21.1 C
Lima
16 de abril de 2024
Empresas

Estatales latinoamericanas atraen a inversionistas de bonos

Las empresas estatales de toda América Latina se enfrentan a una caída de la producción, problemas de liquidez y costosos planes de inversión. Sin embargo, los tenedores de bonos quieren más.

Estatales como Petróleos Mexicanos SA, Petróleos del Perú SA y la cuprífera chilena Codelco están atrayendo a los inversionistas mediante la oferta de rendimientos mucho más altos que la deuda de sus respectivos Gobiernos, en algo que demuestra tener esencialmente el mismo riesgo. El argumento, según se afirma, es que si al soberano le va bien, no permitirá que la empresa se hunda.

“El Gobierno no querrá provocar una crisis política. A nadie le interesa eso”, dijo Peter Varga, gestor senior de carteras de Erste Asset Management GmbH. “Es más barato evitar el problema, por lo que siempre ayudarán un poco para evitar un default”.

Apostar por sus bonos ha dado sus frutos. La deuda de Pemex, Petroperú y Codelco superaron el retorno promedio del 5. 7% según un índice de Bloomberg de los créditos de los mercados emergentes en los últimos tres meses en al menos 1.3 puntos porcentuales. Si bien los inversionistas llevan mucho tiempo promocionando los sorprendentes rendimientos de Pemex y las apuestas en gigantes respaldados por el Estado en Perú y Chile, solo ahora están regresando ante la expectativa de apoyo gubernamental después de que el debilitamiento de sus finanzas enviara los diferenciales a máximos históricos.

Los ejemplos de inversión inadecuada y mala gestión entre las empresas estatales abundan en todo el mundo y la sudafricana Eskom Holdings SOC Ltd. es un excelente ejemplo después de años de bloqueos paralizantes. En América Latina, lo que destaca no es solo la capacidad de los Gobiernos para respaldarlas, sino su voluntad de hacerlo. Las deudas de México, Perú y Chile tienen grado de inversión con una fracción de la relación deuda-PIB observada en muchas naciones desarrolladas.

“Estas entidades son realmente bastante extrañas”, dijo Philip Fielding, codirector de mercados emergentes de Mackay Shields en Londres. Pemex, por ejemplo, “es un monstruo bastante inusual que se asienta sobre una deuda soberana con grado de inversión que, por lo demás, es bastante normal”.

Petroperú comenzó a construir una refinería hace 10 años, la que terminó costando más del doble presupuesto original, lo que ejerció presión sobre sus finanzas y la cargó con una deuda de US$ 5,200 millones. La empresa se está quedando sin efectivo, han dicho los ejecutivos, y necesita más de US$1,000 millones en los próximos meses para pagar a los proveedores. La producción de Codelco se encuentra en su nivel más bajo en un cuarto de siglo, mientras que su carga de deuda es la mayor entre los principales productores de cobre seguidos por Bloomberg.

Pemex, cuya calificación fue rebajada la semana pasada por Moody’s Investors Service, tiene que pagar US$11,000 millones este año y su carga crediticia total asciende a US$ 106,000 millones, lo que la convierte en la compañía petrolera más endeudada del mundo.

Sin embargo, los bonos de las tres compañías están lejos de estar en dificultades (los bonos más líquidos de Codelco, con vencimiento en 2036, se cotizan por encima del valor par), en gran medida debido a la expectativa de un respaldo gubernamental continuo. Cuando S&P Global Ratings rebajó la calificación de la empresa a finales del año pasado, citó este hecho como una razón para otorgarle una perspectiva estable. Si bien Fitch recortó la calificación crediticia de PetroPerú en tres niveles debido a la preocupación por un apoyo vacilante, el Gobierno tranquilizó a los inversionistas este mes al decir que el productor de petróleo obtendrá liquidez en el corto plazo y cumplirá con sus todos los pagos a los tenedores de bonos.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien demostró ser mucho más fiscalmente responsable de lo que temían los inversionistas, ha invertido dinero en Pemex en repetidas ocasiones a lo largo de los años para mantenerla a flote. En su última evaluación de la calificación soberana, S&P dijo que el Gobierno está, en efecto, “obteniendo deuda formalmente en nombre de Pemex” este año, “debido a que tiene una partida en el presupuesto para cubrir el 90% de las amortizaciones de la compañía”.

“México tiende a ser un país muy nacionalista y Pemex es como el hijo mayor de la familia”, dijo Jennifer Gorgoll, administrador de cartera con sede en Atlanta de Neuberger Berman Group LLC, propietario de bonos de Pemex. “Es increíblemente importante para México mantener esa estabilidad y no creo que alguna vez ocurra un default”.

Esto suena como cierto para toda la región. De hecho, México conmemora el día de la expropiación petrolera (el 18 de marzo) para marcar la fecha en que se apoderó de los campos petroleros del país en 1938. La nacionalización de la industria del cobre a principios de la década de 1970 en Chile fue tan popular que incluso el dictador promercado Augusto Pinochet se negó a dar marcha atrás.

“Están fuertemente correlacionadas”, dijo Aaron Gifford, analista de T Rowe Price en Baltimore, sobre la relación entre la deuda soberana de la región y las empresas respaldadas por el Estado. “No creo que estos Gobiernos puedan dejar que se hundan”.

 

 

Fuente: GESTIÓN

Related posts

PROMPERÚ: el Foro Iberoamericano de Marca País se realizó con éxito en Cusco

admin-roveri-mye

XCMG se une al proyecto “Electromovilidad” de Antofagasta Minerals en Chile

admin-roveri-mye

Flotación 2023 se inauguró con presencia de especialistas de varios países

admin-roveri-mye

Leave a Comment