16 C
Lima
28 de mayo de 2024
Minería

La minería sí es importante para nuestra economía

Aunque el Perú no tiene problemas económicos, es un país financieramente sólido, tiene grado de inversión y la menor inflación en toda la región; el Estado no está logrando que la población cuente con servicios públicos de calidad, reflexiona Víctor Gobitz, Presidente de la Sociedad Nacional de Minería Petróleo y Energía (SNMPE).

¿Podría comentarnos sobre los efectos más inmediatos de esta difícil situación que hemos vivido con protestas y cierre de vías en oposición del sector minero?

Buena parte de la población no entiende la importancia económica de la industria minera para ellos y para todo el país.  Así, al sector minero no le basta pagar sus impuestos, ser buenos ciudadanos, cuidar el impacto ambiental y la seguridad y ser buenos empleadores, sino que; además, tenemos que ser parte de la discusión del Plan de Desarrollo del Territorio donde operamos y acompañar la gestión pública de los fondos existentes por la actividad minera para que se traduzca en servicios públicos de calidad.  

Tenemos un sistema de regionalización que transfiere cifras muy significativas, pero nosotros como empresa tenemos que dar un paso adicional para acompañar a la gestión pública, para que planifique, priorice y ejecute proyectos siguiendo prácticas internacionales, que van a garantizar eficacia y eficiencia.  

Si no hacemos eso, hay una suerte de puente roto, la población del entorno minero no ve una relación de mayor bienestar como consecuencia de la producción minera.  Ese es el tema central, evitar caer en el corto plazo, de creer que la solución es crear un peaje o dar dinero. 

El Perú no tiene problemas económicos, es un país financieramente sólido, tiene grado de inversión, una deuda neta respecto del tamaño de su PBI siendo el mejor en la región.  También somos el país con la menor inflación en toda la región.  Pero no estamos logrando, a través de la transferencia de fondos públicos, otorgar como Estado a la población, al ciudadano, servicios públicos de calidad. 

¿Cree que los problemas del Gobierno y los continuos cambios de representantes han contribuido a esta crisis?

Han habido dos hechos dramáticos, uno estructural y uno más coyuntural.  Lo estructural es que somos un país con un alto nivel de informalidad, entre 60 y 70% de la población económicamente activa tiene un trabajo informal, que es un problema estructural que hay que solucionar.  Ese problema se juntó con un problema coyuntural fue el Covid-19 que impactó justamente con todo peruano que tenía una actividad informal.  

Esos dos efectos, informalidad más el Covid, han abierto una brecha de disparidad, y eso explica desde mi punto de vista, las votaciones del 2021 que se caracterizaron por un discurso polarizado. Lamentablemente, un sector de la población aún permanece así. 

Lo que tenemos que lograr los gremios, este caso la SNMPE, es que la agenda sea el diálogo, que logremos conversar sobre los planes de desarrollo.  Como decía al inicio, el Perú tiene una situación excepcional, es macro económicamente muy sólido, tenemos casi 75 mil billones de reserva nacional, algo excepcional, nunca hemos tenido esa cifra.  

Es claro que tenemos un desafío importante de infraestructura pública y un portafolio de proyectos por desarrollar. Tenemos que lograr salir del debate de corto plazo, de la coyuntura, de la polarización, que no está sumando. A través de los gremios se puede promover una agenda pro positiva. Eso nos debe llevar a que los representantes elegidos asuman ese compromiso y se esfuercen por no dividir a los peruanos.

Algunos analistas piensan que será difícil poner en marcha nuevos proyectos mineros este año.  ¿Usted es optimista? ¡Podrá salir adelante proyectos como San Gabriel o la Ampliación de Toromocho?

Creo que sí.  Los proyectos que tienen el estudio de impacto ambiental (EIA) aprobado ante las autoridades son los primeros en ser llamados a salir adelante.  Es un tema que también se ha conversado, en el PDAC de Toronto, con las autoridades y creo que concretarlos impulsará más empleo  y va a mejorar la economía de las regiones en donde operamos.  

Creo que ese el camino.  Se está conversando sobre la posibilidad de – sin bajar los estándares  ambientales, ni bajar las exigencias técnicas-  lograr tener un proceso de permisos más fáciles.  Eso es fundamental eso en la exploración.  En Toronto, que reúne a exploradores de todo el mundo, se comentó que Canadá un permiso ambiental puede tomar entre 2 y 4 semanas; mientras que en el Perú toma unos 18 meses.  Eso va contra la competitividad y contra la industria, si no exploramos no vamos a poder reponer reservas.  Felizmente, las autoridades peruanas han sido sensibles a lo que han escuchado y se han comprometido en encontrar fórmulas que agilicen estos procesos sin bajar los estándares.

¿Por qué han disminuido las exploraciones en el sector minero?

La exploración minera es una actividad de alto riesgo, en un ratio de 100 proyectos de exploración solo una se convierte en una mina y la exploración per se es una actividad de muy bajo impacto ambiental.  Entonces, deberíamos ser conscientes y más agiles en la otorgación de los permisos de exploración.  Así como se hace en otras jurisdicciones.  Si nos esforzamos, sin duda vamos a poner al Perú nuevamente en la situación correcta.  

Hace una década el Perú era el tercer o cuarto país que recibía inversiones para exploración.  Al día de hoy hemos pasado a la posición séptimo, octava porque como he dicho a pesar que tenemos un gran potencial geológico y operaciones muy significativas.  Esa demora en los  permisos hace que los fondos de exploración se vayan a otros países.  

Aunque Perú tiene una interesante cartera de proyectos de exploración minera, con mucho potencial, sin embargo este rubro mantiene un nivel de inversión muy bajo.  ¿Por qué?

El portafolio de proyectos nuevos en el Perú, según estimaciones del propio MINEM, supera los 50,000 millones de dólares.  El 70% de esa cifra son proyectos de cobre, uno de los metales más importantes demandados para este cambio energético que el mundo va a experimentar.  En el PDAC se destacó que en el mundo se está dando ese cambio de la matriz energética siendo el cobre un metal clave.

El mundo demanda más o menos tres Quellaveco al año, esa es la dimensión del desafío y esa es también la oportunidad para el Perú de poder desarrollar ese portafolio de proyectos.  Significa que con la exploración puede seguir creciendo y convertirse en un gran proveedor de metales para el mundo y que   – a su vez- le permitirá tener los fondos disponibles para cerrar las brechas, vía la gestión pública, para otorgar a los ciudadanos servicios públicos de calidad.

¿Cuál es el aporte de las ampliaciones en las plantas de producción y de los trabajos que se ejecutan en las diversas áreas de las minas?

El Perú produce al día de hoy un poco más de 2.5 millones de toneladas de cobre fino y como sabemos ese nivel de producción es consecuencia de una inversión Greenfield que requiere una inversión todos los años de sostenimiento en infraestructura, cambio de equipamiento, extensión de espacios para relaveras, botaderos, una inversión permanente que dado el nivel de inversión alcanzado en el Perú sería del orden de los 2,000 millones de dólares al año.  Además de poner en marcha nuevas minas y crecer en nuestra plataforma de producción, la inversión permanente de sostenimiento, es significativa y equivale a una nueva mina al año.

Por otra parte, ¿qué comentarios tiene usted sobre las posibilidades que puede ofrecer la futura explotación del litio en el país?

Justamente, por lo que hemos hablado de las exploraciones, el Perú ha venido perdiendo espacio en exploraciones por litio, geológicamente compartimos un triángulo prospectivo, con Bolivia, Argentina y Chile, en la parte sur del Perú.  Sin embargo, nosotros tenemos mucho menos exploración, menos conocimiento geológico que los países que he citado.  El potencial existe, pero para tener una mina de litio se necesitan las exploraciones, las cuales han estado muy ralentizadas en la última década en nuestro país.

Fuente: REVISTA MINERÍA & ENERGÍA.

 

Related posts

SNMPE: en este gobierno hay más conflictos en las minas y no solo en los proyectos

admin-roveri-mye

Agromin 2024: “Hay que fortalecer las sinergias entre agro y minería en favor del desarrollo territorial del país”

admin-roveri-mye

Miguel Cardozo: Proyecto de Ordenamiento Territorial pone en riesgo US$ 53 mil millones de inversión minera

admin-roveri-mye

Leave a Comment