19.3 C
Lima
29 de mayo de 2024
Economía

OCDE prevé un crecimiento modesto para Latinoamérica en 2024 y 2025

  • El organismo dijo esta mañana en su informe semestral de perspectivas para la región que, en promedio, las principales siete economías latinoamericanas – Brasil, México, Colombia, Argentina, Chile, Perú, Costa Rica- crecerán un 1,4% este año y un 2,4% en 2025, una ralentización después del avance del 1,9% de 2023.

Las economías de mayores ingresos en América Latina tendrán un crecimiento modesto este año y el próximo, a excepción de Argentina, debido a que la demanda externa continúa siendo débil, dijo el jueves la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El organismo, que tiene su sede en París, dijo esta mañana en su informe semestral de perspectivas para la región que, en promedio, las principales siete economías latinoamericanas – Brasil, México, Colombia, Argentina, Chile, Perú, Costa Rica- crecerán un 1,4% este año y un 2,4% en 2025, una ralentización después del avance del 1,9% de 2023.

«En 2025, las perspectivas para la región tienen un tono más positivo, asociado a un mayor crecimiento de la demanda externa, y una menor inflación, ya dentro de los rangos meta de los bancos centrales», dijo OCDE en el informe.

Pero los riesgos económicos continúan sesgados a la baja, ya que «las tensiones geopolíticas globales y la volatilidad en los mercados financieros globales podrían tener un impacto negativo sobre la región», advirtió.

Los desastres climáticos también podrían afectar la actividad, al impactar en las producciones agrícolas en una región clave para los suministros de granos y alterar los precios de las materias primas que se exportan, indicó.

En el desglose de proyecciones, Costa Rica encabeza el crecimiento con un avance previsto de un 3,6% para este año, mientras que Perú y Chile se expandirán ambos un 2,3% en 2024, con perspectivas de otro repunte para el próximo año gracias a una esperada recuperación de los salarios que elevará el consumo y un relajamiento de la política monetaria.

Entre las economías de mayor peso, el organismo espera una ralentización en Brasil al 1,9% desde la expansión de 2,9% el año pasado y una desaceleración en México al 2,2% en 2024 desde el crecimiento de 3,2% del 2023.

En Brasil, la principal economía de la región, la OCDE considera que el gasto de los hogares será el motor clave de crecimiento, alentado por un robusto mercado laboral; un escenario similar al de México, donde la solidez del empleo sostendrá la demanda interna.

Las perspectivas para Colombia también ofrecen cierto optimismo, puesto que se proyecta un repunte parcial de la inversión a medida que mejoran las condiciones financieras, aunque la inflación ha continuado en niveles elevados a pesar de su trayectoria decreciente.

El informe llama la atención sobre la situación de Argentina, donde prevé que la economía se contraiga un 3,3% este año por el impacto de la hiperinflación y los severos ajustes fiscales que considera «necesarios», pero que lastran el consumo. Para el 2025, la OCDE estima una recuperación del PIB al 2,7%.

«La consolidación fiscal anunciada debería continuar», señaló el reporte sobre la economía argentina. «Junto con el fin de la financiación monetaria y el refuerzo del balance del banco central, dicha consolidación restablecerá la estabilidad macroeconómica», añadió.

PERSPECTIVA MUNDIAL

Respecto de las economías más relevantes del planeta, la OCDE espera que el crecimiento del PIB en Estados Unidos sea del 2,6% en 2024, y que posteriormente se ralentice al 1,8% en 2025, a medida que la economía se adapta a los elevados costes de endeudamiento y a la moderación de la demanda interna.

En la zona del euro, cuyo crecimiento se estancó en el cuarto trimestre de 2023, la recuperación de los ingresos reales en los hogares, la rigidez de los mercados laborales y las reducciones de las tasas de interés oficiales contribuirán a generar un repunte gradual. El PIB crecerá previsiblemente un 0,7% en 2024 y un 1,5% en 2025.

En Japón, el crecimiento debería recuperarse de forma paulatina, con una demanda interna respaldada por el mayor crecimiento de los salarios reales, el mantenimiento de una política monetaria acomodaticia y los recortes temporales de impuestos. Se prevé que el PIB crezca un 0,5% en 2024 y un 1,1% en 2025.

Por su parte, en China se espera una desaceleración moderada, con un crecimiento del PIB del 4,9% en 2024 y del 4,5% en 2025, a medida que la economía se vea apoyada por las medidas de estímulo fiscal y de las exportaciones.

«La economía mundial ha mostrado su resiliencia, la inflación ha disminuido hasta situarse en niveles cercanos a los objetivos de los bancos centrales, y los riesgos para las perspectivas se están equilibrando. Prevemos que el crecimiento mundial se mantendrá estable durante 2024 y 2025, si bien se situará previsiblemente por debajo de sus valores promedio a largo plazo», afirmó Mathias Cormann, Secretario General de la OCDE.

 

Fuente: AMERICA ECONOMÍA

Related posts

Beneficios de Codelco se desploman en primer semestre; recorta meta anual de producción

admin-roveri-mye

El Niño es el principal riesgo para la economía en el 2024, ¿qué otros hay?

admin-roveri-mye

El crecimiento económico de China se ralentiza y los precios del cobre mundial caen

admin-roveri-mye

Leave a Comment