19.1 C
Lima
27 de noviembre de 2022
Minería

Tras 16 años, la apuesta de Vale por el níquel parece ganadora

Un alza sin precedentes en los precios del níquel, impulsado por la guerra en Ucrania, está convirtiendo la que una vez fue una maltrecha cartera de minas en activos preciados.

En los días de euforia del superciclo de las materias primas de la década del 2000, el gigante brasileño del mineral de hierro Vale SA hizo una apuesta de US$ 17,000 millones por un metal utilizado principalmente para fabricar acero inoxidable.

La compra de la minera canadiense de níquel Inco Ltd., anunciada en el 2006, formaba parte del objetivo del entonces director ejecutivo Roger Agnelli de convertir a Vale en un peso pesado mundial diversificado en un momento en que la demanda china de materias primas parecía insaciable.

Cuando la carrera alcista del níquel se convirtió en una estampida a principios del 2007, la agresiva oferta de Agnelli por los extensos yacimientos de Inco en Canadá, Brasil, Indonesia y Nueva Caledonia pareció un golpe de genialidad. Pero entonces los precios se desplomaron y la incursión en el níquel se convirtió rápidamente en un lastre para Vale.

“Fue el sueño de una noche de verano”, dijo el martes en entrevista José Carlos Martins, un antiguo ejecutivo de Vale. “Los precios retrocedieron y estuvieron más cerca del costo de producción durante años”.

Pero la suerte del níquel empezó a cambiar cuando se convirtió en un ingrediente clave de las baterías recargables. Con la revolución de los vehículos eléctricos cobrando impulso, el mercado del níquel para baterías comenzó a estrecharse, impulsando el valor de los depósitos adquiridos en el acuerdo de Inco.

Luego, la invasión de Ucrania hizo que los precios del níquel se dispararan, ya que el temor por los suministros rusos dejó a los compradores expuestos a una presión histórica.

Puede que el breve repunte del níquel por encima de los US$ 100,000 la tonelada métrica en la Bolsa de Metales de Londres no sea sostenible. Pero como segundo productor mundial, Vale se beneficia de las preocupaciones en torno al suministro de la rusa MMC Norilsk Nickel PJSC, el principal productor.

Según Daniel Sasson, analista de Itaú BBA, cada variación de US$ 10,000 en el precio del níquel se traduce en US$ 1,800 millones en las ganancias antes de partidas de Vale. Eso impulsa los activos que Vale ya estaba considerando escindir en un intento de desbloquear un potencial de valor que la empresa calculó el mes pasado en US$ 40,000 millones.

El vertiginoso ascenso del níquel esta semana es una señal para que Vale avance finalmente en la escisión de metales básicos, según Martins, actual socio director de Neelix Consulting Mining & Metals. “Es el momento de hacer un movimiento audaz en el níquel”.

La agitación de la semana pasada en el mercado del níquel puede ayudar a Vale a promocionar las fortalezas de su cartera de metales básicos, que se está recuperando de una serie de reveses operativos en Canadá y Brasil. Los precios más altos también podrían acelerar una nueva empresa conjunta en Indonesia.

Vale puede “hacer magia” en los metales básicos, dijo Deshnee Naidoo, el nuevo jefe de metales básicos de la compañía, en una llamada de resultados el 25 de febrero. “Tenemos los activos adecuados y una base de recursos inigualable en jurisdicciones fuertes con experiencia técnica para desbloquear la cadena de valor para entregar en este crecimiento de la demanda”.

Fuente: GESTIÓN.

Related posts

Buenaventura iniciará transición de El Brocal a minería de cobre este año

admin-roveri-mye

Hochschild: incertidumbre política perjudica el desarrollo de minería de plata en Perú

admin-roveri-mye

Gold Fields: Glencore podría ayudar a construir mina argentina

admin-roveri-mye

Leave a Comment